Semana Santa 2017
 
Facebook Consejo HH.CC Cádiz Twitter Consejo HH.CC. Cádiz Google+ Consejo HH.CC Cádiz Consejo Local Cádiz Wordpress Consejo HH.CC. Cádiz Canal de Youtube

 
OBRA DE: MANUEL JESÚS OBREGÓN ORTIZ

 

 

DESCRIPCIÓN Y ANÁLISIS DE LA OBRA  TEMPUS FUGIT”
       
En el Libro de las III Geórgicas – obra del poeta latino Publio Virgilio Marón (70-19 A.C.), se puede leer:


“…Pero mientras tanto huye, huye el tiempo irremediablemente, mientras nos demoramos atrapados por el amor hacia los detalles...”
                                                               Geórgicas III 284-285


        Mi obra “Tempus Fugit” tiene una base metafórica que alude a la fugacidad del tiempo, algo muy común en el imaginario colectivo de los cofrades.


En este sentido, se pretende reflejar de un modo secuencial diferentes momentos de la Semana Mayor de Cádiz, por lo que la composición tiene un papel muy relevante para abordar la manera de contar.


        Para analizar la obra, es necesario desentrañar la estructura compositiva. La presencia jerarquizada de elementos principales en constante diálogo formal con otros elementos más secundarios hace sospechar desde el inicio de la huida de aburridas propuestas simétricas. Las direcciones visuales diagonales contrapuestas son las que predominan.


Lo esencial es dar coherencia y unidad a las partes.

  • En primer lugar la portentosa cabeza del Cristo de las Aguas inicia con su movimiento inclinado hacia la izquierda el recorrido visual diagonal hacia otra de las esencias de la imaginería gaditana; el sublime perfil del Ecce-Homo. No se miran entre sí, pero existe diálogo formal entre ambas imágenes. Las potencias del Ecce-Homo apuntan en esa dirección. Entre ambas se sitúan varios aspectos que apuntalan dicho diálogo: una luna de paracebe que casi enmarca la acción mientras el cielo se torna de un morado nocturno, habiendo sido previamente más celeste o turquesa. Cruzan a través de la escena, el humo del incienso, un naranjo que parece sumarse al relato floral del manto del Ecce-Homo y finalmente parte de la Catedral de Cádiz, que sirve de telón al resto del paso de misterio de las Aguas que aparece a contraluz en una escala muy pequeña junto al remate del sudario del Crucificado  y muy cerca del costado donde brota sangre y agua. La escena parece ser contemplada desde arriba por la mirada sin vida del Cristo de las Aguas.

 

  • La composición sigue su inercia: la mirada cabizbaja del Ecce – Homo hace descender visualmente de izquierda a derecha al espectador. Este Cristo de perfil con su manto granate y oro, queda a la izquierda dominando  gran parte de la estructura del cuadro. Esto lo refuerza la continuidad de la curva de la luna que baja por el límite del manto con el cuerpo del Cristo. Mientras, la mano que lo presenta al pueblo, la de Pilatos intenta traer de nuevo el interés del cuadro hacia la parte derecha. Para ello, en los pliegues del ropaje de Pilatos cae como en cascada una greca-cenefa corinto que metafóricamente hace de continuación visual de la sangre del costado del Crucificado de las Aguas que parece alargar su enorme efigie. De nuevo, un mar de incienso inunda esta escena de un ocre atardecer gaditano en medio de una perspectiva donde asoman dos cierros de forja culminados por una crestería.

 

  • La parte superior de un capirote - que puede ser de Afligidos o del cortejo de Ecce – Homo – da paso al fragmento estructuralmente más horizontal de todos. Da la impresión de que iniciamos un “travelling”. El rostro de Mª Stma. De los Desconsuelos, asoma frontalmente desde la izquierda, reforzando de nuevo la posición en esa zona del Ecce-Homo. Sin embargo, se contrapone los sucesivos elementos puntiagudos de los capirotes que fugan en perspectiva hacia la derecha desviando nuestra atención hacia algo que parece ser sugerido, la salida de los Afligidos desde la Iglesia de San Lorenzo. Para terminar de apuntalar tal horizontalidad, emerge la figura del Ntro. Padre Jesús de los Afligidos, cuya cabeza vuelve a contraponerse hacia la izquierda de nuevo. La mirada del Afligido resulta definitiva como acento del cuadro. Esto se ve reforzado también en la disposición de parte de la cruz que se integra – junto con la mano – en la zona ya inferior del cuadro. Asimismo, una parte de la melena del Afligido se confunde intencionadamente con la puerta de la Iglesia de Santa Cruz en el momento de la entrada del Palio de la Virgen de la Luz – cotitular de la Cofradía de las Aguas, al tiempo que la sombra de parte del palio se proyecta en la pared blanca.
  • Todo llega a su fin. Completando una perfecta diagonal de derecha superior (Cristo de las Aguas) a izquierda inferior, (músico tocando que deja ver su partitura), asoma el título de todo un referente en la música de la Semana Santa gaditana: La marcha “Ecce –Homo” del maestro Escobar.

En la zona inferior derecha, la diagonal visual que se inicia con la mirada del Cristo Ecce – Homo, culmina en la figura de un músico que está tocando un solo de corneta.


Para finalizar este análisis hay que precisar que junto a las metáforas de continuidad presentes en toda la obra, coexisten además dos elementos, uno alegórico y otro simbólico muy importantes:
1 – Las líneas horizontales amarillas son una alegoría de las particiones rectangulares bordadas de las Dalmáticas.


2 – La cruz como elemento central representa el cruce de dos tiempos – según Franco Cardini en “Los Días Sagrados” – el Tiempo Lineal que pasa y el Tiempo Cíclico Eterno, que se cruzan en el perfecto Mediodía.

 

                                       Manuel Jesús Obregón Ortiz Profesor de Dibujo y Cultura Audiovisual
                                               en el IES Domingo Valdivieso de Mazarrón, en Murcia, desde el año 2003.

 

 

 


 

 

Contadores Gratis

 

 
Redes Sociales
Facebook Consejo HH.CC Cádiz Facebook
Twitter Consejo HH.CC. Cádiz Twitter
Google+ Consejo HH.CC Cádiz Google+
Consejo Local Cádiz Wordpress Wordpress
Consejo HH.CC. Cádiz Canal de Youtube Canal You Tube